Publicaciones

Aldeas de la Costa de Buenaventura

Autor: Gilma Mosquera y Jacques Aprile-Gniset

Este es el tercer volumen de la serie “Hábitats y sociedades del Pacífico” que presenta los resultados de un programa de investigación adelantado durante los años 90 por el grupo de investigación Hábitat del Pacífico del CITCE y que culminó en 1999 con el estudio “Sistemas Urbano-aldeanos del Pacifico”, cofinanciado por Colciencias.

El primer volumen se dedicó al poblamiento, la colonización campesina y el sistema aldeano de la Bahía de Solano (2001). Con el segundo Génesis de Buenaventura (2002) se recorrió la trayectoria y el pasado de la isla del Cascajal en Buenaventura lo mismo que el surgimiento del puerto localizado en esa ciudad.

En cierta forma estos trabajos responden –aunque parcialmente- a un vacío que motivaba la justa preocupación de Manuel Zapata Olivella cuando constataba en 1986: “La colonización de la costa sur de Colombia por los libertos negros es una de nuestras gestas poco estudiadas por sociólogos e historiadores”.

Este nuevo trabajo, igualmente realizado en los años noventa, es una mirada sobre el poblamiento territorial y la colonización agraria-pesquera de la costa de Buenaventura. Es decir la franja marítima y fluvial desde el río San Juan hasta el río Naya, que históricamente se conoció como la “Provincia del Raposo”, y actualmente configura el extenso territorio municipal de la ciudad-puerto. Resultado de migraciones procedentes de los cercanos antiguos “reales de minas”, efectuadas desde el siglo XIX por los esclavos cimarrones y luego por libertos manumisos e incluso por tránsfugas Emberá de los resguardos y pueblos de indios.

El estudio registra la variedad tipológica de los caseríos de la comarca. Luego, mediante una muestra de comprobada representatividad se indagan en algunas aldeas las condiciones y motivaciones que determinaron su fundación, su emplazamiento en una geografía adversa, la organización espacial de los asentamientos y la lógica de su diseño, así mismo como los rasgos y características peculiares de la arquitectura de  la vivienda vernácula.

Las conclusiones insisten en comprobar, en las diez cuencas del ámbito comarcal, la presencia creciente de los asentamientos “primarios” y destacan la plena vigencia en esta comarca del sistema productivo y residencial tradicional, es decir aldeano y parental.